Translators Village

Servicios | Asesoria Linguística

Cuando le preguntas a una empresa si quiere traducir su campaña de marketing o página web a otros idiomas, suelen responder que sería demasiado caro y que, en cualquier caso, si un cliente extranjero se pone en contacto con ellos,  no sabrían como responder de manera efectiva en su idioma.


Como la mayoría de las empresas se centran en sus productos, procesos y su estrategia de marketing local, se suelen sentir incómodas o sin preparación para enfrentarse a las diferencias lingüísticas o culturales que siempre surgen cuando se tratacon clientes o proveedores extranjeros.


El papel de un asesor lingüístico es crucial para ayudar a las empresas a dar diseñar un plan controlado y positivo que ayude a desarrollar los negocios internacionales. Sus tareas de orientación, asesoramiento y formación específica en áreas clave,  sugiriendo pasos sencillos para diseñar la estrategia de traducción que ayude y esté alineada con la estrategia de exportación.


Desarrollar de una estrategia de comunicación multilingüe implica identificar el tipo y volumen de comunicación que resultará de tener clientes que no hablen español. Los asesores lingüísticos aconsejan sobre cómo hacer frente a esta comunicación. Contrariamente a lo que se piensa, para exportar no hace falta tener cada documento, página web o folleto traducido a cientos de idiomas. Tampoco significa la contratación de decenas de expertos lingüistas para trabajar junto al personal en plantilla. Una vez identificadas las necesidades de comunicación, se analizan las ventajas y desventajas de traducir cada una de las partidas.


Opciones posibles:


  • Dejar la correspondencia básica en manos del personal en plantilla con conocimientos del idioma. 
  • Realizar una sencilla auditoría lingüística del personal. Resulta sorprendente ver en ocasiones lo poco que se documenta el las fichas del personal de una empresa que idiomas habla cada uno. Lógico ya que no ha entrado en la empresa con la finalidad de ser traductor, pero un diploma de alemán de hace 10 años puede bastar a una persona para  entender la esencia de un correo electrónico, una carta o una llamada telefónica en alemán. Cuando durante una primera lectura el empleado descubre que lo que tienen entre manos  parece realmente importante, en ese momento se plantea que se necesaria una traducción profesional. Si no resulta de interés, quizá una respuesta de cortesía en español sea suficiente.
  • Traducir exclusivamente las partes del sitio web de la empresa que tengan interés en los mercados a los que se dirigen.
  • Micro-sitios vinculados al sitio web principal, pero que contengan información clave para los  potenciales clientes. La información puede limitarse a los puntos de venta clave, especificaciones del producto y al servicio preventa. 
  • Formularios de pedido bilingües  (español y el idioma "destino") fáciles de completar por el cliente y también fáciles de leer en la empresa.
  • Contratar personal con determinado perfil lingüístico.
  • Formar a personal en plantilla en los idiomas necesarios.
  • Realizar un micrositio totalmente traducido y localizado.
  • Elaborar guías de estilo de empresa, glosarios y memorias de traducción  en los diferentes idiomas.
  • Asignar a un director de traducción que de consistencia a todas las comunicaciones corporativas.

El mensaje que reciben los clientes extranjeros con una estrategia lingüística bien concebido es que valora su negocio, reconoce su diferencia y sabe responder a ella, se ajusta a sus necesidades y hace que les resulte fácil comprar sus productos. Una clara ventaja competitiva.


Existen muchos anécdotas, pero existe también una evidencia empírica creciente que sugiere que los clientes corporativos e individuales compran a gente con  la que se sienten a gusto. Lo mismo sucede con los clientes internacionales. A igualdad de condiciones, la "facilidad de uso" es la que lleva a un cliente a elegir un proveedor en particular.


Toda la inversión en el desarrollo de la estrategia de comunicación integral de la empresa que incluya la traducción, la interpretación o la enseñanza de idiomas, puede fácilmente convertirse en una ventaja competitiva real que atraiga ingresos reales.