Translators Village

Recursos | Estudios de caso

El sector legal y la traducción


Con el Reino Unido como sede de la Cumbre Global Legislativa por primera vez en 2015, es un gran momento para ponerse en contacto con expertos en el mercado internacional.


El secretario de justicia Chris Grayling explica la importancia de desmontar las barreras del idioma en el sistema legal y afirma que el sector legal del Reino Unido es también uno de los más abiertos del mundo […]  los beneficios de abrir las puertas a inversiones y empresas extranjeras son claros con las exportaciones legales del Reino Unido que casi han cuadruplicado en poco más de una década”


El número de adquisiciones de empresas extranjeras también va en aumento, lo cual incrementa significativamente la demanda de traducciones legales.


A la hora de intentar infiltrarse en el mercado extranjero, la barrera del idioma es un gran obstáculo para los profesionales en leyes  Es importante comprender que, sin la ayuda de expertos en traducción, es fácil cambiar, incluso terjiversar el mensaje que se quiere comunicar internacionalmente.


En la traducción jurídica, un error que traducción que refleje una interpretación diferente del significado original puede  acarrear graves consecuencias.


Existe la dificultad añadida de que en muchos países no han actualizado sus leyes durante  años y el hecho de que las instituciones que existen en un país no siempre tienen un equivalente en el país donde se llevan a cabo las negociaciones. Por lo tanto, es esencial contar con un traductor que esté especializado en traducción jurídica.


No se debe olvidar que en ocasiones es necesario recurrir a un traductor jurado o matriculado. Un traductor jurado es un traductor que está autorizado por las autoridades locales a certificar que las traducciones son correctas.


por Katrina Hartley. Gerente de marketing

Traducción de Gabriela Lucangioli


eLearning y la traducción


Para la globalización de un negocio, una buena traducción de la web es clave y también lo es traducir nuestros mensajes, para que nuestros empleados y socios los conozcan, manejen

y trasmitan adecuadamente en su propia lengua, que es la de sus clientes.


Actualmente el eLearning es el modelo de formación más extendido en las grandes empresas porque permite que los mensajes corporativos lleguen a todos los empleados directamente, con independencia del país en el que trabajan. La formación online y las comunidades de aprendizaje o conocimiento son la base de los planes de desarrollo y también el medio perfecto para de trasmitir globalmente los valores diferenciales de la compañía, las características de los productos, a la vez que permiten crear equipo y generar cultura de grupo.


El eLearning es la herramienta idónea, porque permite formar en cualquier momento, desde cualquier lugar…


Pero, lograr que los mensajes lleguen adecuadamente a cada destinatario supone traducir los contenidos, y con la traducción gestionar también la adaptación del mensaje a los diferentes mercados, respetando las características propias de cada cultura.


Los programas eLearning nacieron multilingües casi desde su origen, pero, a pesar de su larga trayectoria, realizar un buen curso de formación online multilingüe no es tarea fácil.


De la misma manera que necesitamos adaptar nuestros mensajes comerciales al cliente diverso, nuestros socios o empleados han de recibir e interiorizar los mensajes en su contexto cultural, vinculados a sus referencias y singularidades propias. 


¿Cómo debemos afrontar la traducción de un curso eLearning?


A la hora de traducir un curso eLearning es imprescindible analizar los materiales y obtener el máximo de información sobre el contexto, la intención y el uso de los recursos lingüísticos en la docencia.


Hay que traducir respetando la intención de los mensajes, el carácter, tal vez repetitivo, de algunos párrafos, y el uso de la terminología para asegurarse de que es acorde con el nivel de enseñanza.


También es imprescindible tener en cuenta el perfil del destinatario al que se dirige el curso, para fijar el tono y seleccionar el léxico apropiado a cada perfil.


Finalmente y para que la acción formativa no pierda su carácter, es imprescindible respetar la metodología de aprendizaje utilizada en la construcción del curso o programa de formación, para que este logre su objetivo.


Las metodologías activas, teórico/practicas, el juego aplicados a la enseñanza, la utilización de metáforas tanto para el diseño de escenarios como para ligar el discurso; son elementos que hay que reconocer y localizar convenientemente si no queremos desvirtuar la formación.


Los cursos eLearning son además productos multimedia, en ellos podemos encontrar textos, audios, vídeo, diferentes soportes para tratar un mismo contendido a través de diferentes canales y aprovechar las ventajas de cada uno para reforzar el mensaje. En la traducción de estos elementos también tendremos que tener en cuenta las características propias de cada soporte su lenguaje, su ritmo, y su intención.


Este trabajo de traducir teniendo en consideración el contexto socio/cultural es lo que se llama  localización: adaptar localmente un mensaje que supone algo más que la traducción literal del mismo.


Esta complejidad de la traducción de un recurso eLearning solo puede desarrollarse en equipo. Son necesarios diferentes perfiles por la diversidad de medios y mensajes, pero todos ellos han de conocer y respetar las características generales del contenido para que el resultado final sea coherente.


Esto se consigue solamente si la coordinación de los trabajos es impecable, y garantiza la buena comunicación entre todos los perfiles que intervienen en el proceso de creación y el equipo de localización. Ahí es dónde se hace crucial la figura del jefe de proyecto especializado.


Se trata de completar eslogan: eLearning en cualquier momento, desde cualquier lugar y en cualquier contexto.